domingo, 28 de mayo de 2017

9 lecciones para emprender desde House of Cards

Los emprendedores y la serie original de Netflix tienen más cosas en común de lo que te imaginas. Te compartimos algunas enseñanzas de Frank Underwood.

9 lecciones para emprender desde House of Cards

Para Frank Underwood la palabra ‘poder’ tiene un significado fundamental, en especial si se trata de conquistar la oficina oval de la principal economía del mundo. En el ecosistema emprendedor, se relaciona con la supervivencia de un negocio y hacer que este sobresalga en un mercado altamente competitivo.
Bajo la idea de que el dinero “empieza a derrumbarse en 10 años”, mientras que el poder es una “construcción de piedra que perdura siglos”, el presidente (ficticio) número 46 de Estados Unidos ha inspirado durante cuatro temporadas a líderes fuera del ámbito político, para trasladarse al mundo de los negocios.
"Como emprendedores debemos preguntarnos: ¿Dinero, para qué? ¿Poder, para qué? Y encontraremos que hay motivos mucho más profundos para empezar una empresa. Por ejemplo, resolver un problema social o ambiental empleando un modelo de negocio", comenta Leticia Gasca, directora del movimiento global Fuckup Nights.
La autora del libro Sobrevivir al fracaso comparte que quienes han decidido tomar el camino del emprendimiento deben ser conscientes de que para alcanzar el éxito son necesarios dos elementos: la preparación y la intención.
En este sentido, para el caso de los emprendedores, más allá de un buen liderazgo, son los clientes quienes otorgan el poder.  

Lecciones para emprender

House of Cards, creada por Beau Willimon e inspirada en la novela homónima de Michael Dobbs, se estrenó en febrero de 2013 y desde entonces ha cautivado a millones de seguidores en todo el mundo.
Por ello, no resulta extraño que, incluso los emprendedores, hayan puesto en práctica algunas de sus lecciones.
A continuación, te compartimos nueve frases que el maquiavélico político ha inmortalizado en algunos de los 52 capítulos disponibles en Netflix, y que en 2017 podría estar de regreso a lado de su esposa, Claire Underwood, en la quinta temporada.
Consultamos a Alejandro Llantada, especialista en persuasión e imagen pública, con la finalidad de que nos compartiera su opinión, a partir de las frases del personaje protagonizado por Kevin Spacey.
1. A veces, la mejor manera de ganar el respeto de tus superiores consiste en desafiarlos.
AL: No hay emprendedor que no haya desafiado el statu quo. Puede que comience a hacerlo por ganar el respeto de su jefe, pero lo termina haciendo por respeto a sí mismo y, al final, desafía incluso al verdadero jefe: su cliente, con un producto o servicio diferenciado.
2. Hay dos tipos de dolor: el que te hace fuerte y el inútil.
AL: Crecer duele. Te duelen los huesos y hasta los dientes. El emprendedor sabe usar ese dolor a su favor, el dolor de la crítica de extraños, de la duda de familiares, y la transforma en motivación y combustible.
3. Sólo hay una regla: cazar o ser cazado.
AL: Cazar te convierte en emprendedor; ser casado en un empleado más, tarde o temprano acabas como venadito, en la mira y desprevenido.
4. Él eligió el dinero en vez del poder, un error que casi todos cometen.          
AL: Qué prefieres: ¿El dinero de un sueldo fijo o el poder de tu libertad con un ingreso variable, sin límite para arriba?
5. Siempre está bien que te deban favores.
AL: La mejor deuda que puedes tener es cuando tu cliente piensa que está en deuda contigo, por lo general paga con recomendaciones positivas o con intereses. Se puede convertir en un modelo de negocio millonario, incluso con clientes de bajos ingresos.
6. El éxito es una mezcla de preparación y suerte.
AL: “La suerte favorece sólo a la mente preparada”, decía Napoleón; si bien la suerte es difícil controlarla, la preparación es un sine qua non (condición sin la cual no) del éxito del emprendedor.
7. La generosidad también es una forma de poder.
AL: Quien emprende y no piensa en ser generoso de alguna manera, tanto con sus empleados como con sus clientes, que mejor no lo haga, pues estará limitado por su egoísmo, y este no permite crecer al que empieza un negocio.
8. Para algunas personas, el orgullo es su punto fuerte y también su debilidad; si consigues parecer humilde delante de ellos, harán cualquier cosa que les pidas.
AL: El servicio se trata de ser humilde. El millonario que es dueño de varias concesionarias y que aún sabe bajar a piso y venderle un Tsuru a una mujer de 70 años, es alguien que no necesita mayor explicación de la razón de su éxito (por cierto, sí existe).
9. Si te quieres ganar mi confianza, entonces tendrás que ofrecerme la tuya a cambio.
AL: Vale la pena poner a prueba a un socio flojo o equivocado en su posición (algunos creen que merecen mucho a cambio de nada). No te sientas mal si al principio acaba molesto y se va; puede ahorrarte millones y muchos dolores de cabeza que ocurrirían después cuando levantes el negocio y él mantenga la misma actitud.

sábado, 27 de mayo de 2017

Cómo ganar dinero sin hacer… casi nada

Publicado en Educación Financiera | 29 de Agosto, 2016
dineroEl sueño de cualquier persona sería que por dormir, pasar la tarde viendo televisión o por simplemente quedarse mirando al techo rascándose el ombligo, le pagaran. ¿Se imagina?
Sería interesante si alguna empresa alguna vez llega a crear un negocio de este tipo. Pero mientras eso pasa, la realidad es que usted nunca ganará nada de dinero si no se pone a buscar alternativas para hacerlo.
Lo más parecido a un tema como este es lo que se conoce como “Ingresos pasivos”, que hace referencia a que es una forma de obtener dinero sin trabajar en algo de forma constante o activa sino que, a veces, por el simple hecho de tenerlo o dedicarle un par de minutos al día o a la semana, ya le genera ingresos.
El tema es que, para lograrlo, significa que usted debe haber tenido un plan para poder hacer la inversión y que esa misma inversión le genere esas ganancias. Esto, muchas veces, requiere de ahorros importantes que pueden durar años en construirse pero que, al fin de cuentas, valen mucho la pena.
Recuerde que nadie hace dinero porque sí, ni de la noche a la mañana sin tener riesgos ni haber tomado decisiones, ya sea porque usted le apueste a comprar todos los días la lotería o porque realmente ahorró desde que empezó a trabajar para comprar un apartamento y ponerlo en arriendo mientras seguía viviendo con sus padres.

¿Qué no es un ingreso pasivo?

Hacemos, nuevamente, la aclaración que un ingreso pasivo no es algo que le haga ganar dinero fácil y que, para hacerlo realidad, usted tuvo que haberse esforzado antes con el fin de alcanzar la meta que quiere. Por esto, tenga en cuenta qué no es un ingreso pasivo:
– Algo que surge de la noche a la mañana. No es algo fácil y que no requiere de construcción ni dedicación, inicialmente.
– No es abandonar por completo su inversión y creer que puede dejarla tirada. Hay que “echarle un ojito” de vez en cuando.
– No son sólo para ricos. Las personas que hacen una correcta planeación financiera pueden sacarle provecho.
En sí, hay dos características fundamentales, según The Smarter dollar, para que un ingreso pasivo se considere como tal: una inversión monetaria por adelantado o una inversión de tiempo por adelantado.

Algunos ejemplos

Entonces, con esto entendido, aquí le daremos algunas estrategias para que usted ponga al dinero a trabajar para usted, mientras está durmiendo, trabajando o pasando el mejor fin de semana con su pareja viajando, sin tener que estar pendiente 100% de lo que sucede:
Inmuebles:
Es una de las formas más rentables y más efectivas como ingreso pasivo.
Eso sí, el esfuerzo es poder conseguir el dinero para la cuota inicial, lo que hace que usted sea demasiado juicioso y exigente con el ahorro para lograrlo. Luego, prácticamente, el apartamento se “termina pagando solo”, pues puede ponerlo en arriendo y que ese dinero sea el que le ayude a usted con la cuota mensual. Después de eso, el resto será ganancia.
Creación artística:
Ya sea porque le encante tomar fotos, escribir o dibujar, usted puede empezar a hacer una galería con ello y encontrar por internet distintos sitios en los que podrá negociar con su talento.
Es un camino un poco más complicado, que requerirá de bastante esfuerzo y constancia y encontrar los canales adecuados, por internet o en contactos, para que pueda empezar a comercializar sus habilidades.
Acciones:
Una de las más consideradas y usadas hoy en día, pero que también implica conocimiento y saber cuál es el perfil de riesgo.
Una inversión en la bolsa de valores implica confiar en una empresa y en su proyecto de crecimiento, pero para ello tiene que ser consciente del sector en el que está invirtiendo y que si bien puede ganar mucho, también está la opción de perder. Aquí, la asesoría y el conocimiento cuentan bastante.
Negocios propios pequeños:
Como la venta por catálogo o el dictar una que otra clase sobre algo en lo que usted es especialista, puede demostrarle que haciendo lo que le gusta también genera dinero.
Esto implica una inversión previa de cierto tiempo, mientras se da a conocer pero luego, por las mismas referencias, puede lograr que la gente sea quien lo busque sin necesidad de hacerse publicidad.

Tienda online:
También una de las más efectivas que, inicialmente, requiere de una inversión para hacer la adquisición de productos que usted considere, realmente, la gente puede necesitar. De hecho, ni siquiera tendrá que tener una página web, pues ya solo bastan las redes sociales para mostrar lo que vende.
Eso sí, recuerde que el servicio al cliente y las facilidades que ofrece, serán la clave de diferenciación con su posible competencia. 

Un millonario hecho a sí mismo describe 5 maneras de cambiar tu forma de pensar para enriquecerte

Por Steve Siebold | Publicado en Educación Financiera | 8 de Mayo, 2017
Reibox BlogLa mayoría de las personas tienen maravillosas intenciones de mejorar sus finanzas, pero no toman las medidas necesarias para que realmente suceda.
Están atascados en las mismas viejas maneras de pensar sobre el dinero, y por lo tanto obtienen el mismo viejo resultado de la escasez financiera, estrés y problemas.
Aquí tienes cinco cosas que puedes hacer ahora mismo para establecer mejor tus metas financieras y mejorar tu potencial de hacer dinero.

1. Averigua tu “por qué”

Hay muchas grandes estrategias para mejorar tus finanzas. Si bien es importante enfocarte en cómo vas a hacerlo, el primer paso es enfocarte en tu “por qué”. Sin un motivador o una razón, el cómo no importa.
Pregúntate: ¿Por qué quiero que esta meta se haga realidad? ¿Por qué quiero ganar más dinero? ¿Es para mis hijos y mi familia? ¿Quiero hacer ese viaje alrededor del mundo? ¿Quiero finalmente ser libre financieramente? Enfocarte en tu “por qué”, te empuja a tomar acción para lograr esas metas financieras.

2. Crea múltiples flujos de ingresos

Si ves a las personas más ricas del mundo, todas tienen múltiples flujos de ingresos.
La mayoría de las personas van a trabajar, cobran su sueldo semanal o quincenal, y lo llaman día. Comienza a mirar alrededor y encontrar maneras en las que puedes ganar más dinero. Comienza con tus talentos y habilidades naturales y ve cómo puedes servir a la gente y resolver problemas.
¿Puedes iniciar tu propio negocio, aunque sea pequeño y a tiempo parcial al principio? ¿Puedes ser freelance en tu tiempo libre? ¿El mercado de valores y otras inversiones son una opción viable? ¿Puedes comprar productos usados y revenderlos por más dinero en línea? Las oportunidades para ganar dinero están en todas partes.

3. Deja de retenerte

Mientras viajo y hablo por todo el mundo, una de las quejas más comunes que oigo de la gente es: simplemente no puedo hacerlo. Sí, algunas personas son naturalmente mejores que otras para ganar dinero y simplemente es fácil para ellos. Pero la verdad es que, más veces que no, la única persona que te detiene eres tú.
A la gente le encanta jugar el juego de la culpa. Es culpa del gobierno. No tengo tiempo para iniciar un negocio. Podría fallar.
Si la gente iniciara su propio camino, tendríamos muchos más millonarios de los que tenemos en este momento. Otra verdad: Muchas personas ricas no son más inteligentes que tú. Sólo tomaron sus talentos naturales y se enfocaron en las actividades que hacen dinero. Tú puedes hacer lo mismo.

4. Sé responsable

Ya sea que se trate de una meta financiera o cualquier otra meta, si no hay una manera de rendir cuentas, es menos probable que logres lo que buscas.
¿Tienes algún cónyuge o pareja que pueda mantenerte responsable para hacer lo que dices que vas a hacer? ¿Tienes algún amigo con alguna meta similar de ganar dinero con el que puedas compartir los altos y bajos del viaje?
O la mejor estrategia, y una que ha creado más millonarios que cualquier otra cosa: Encontrar a algún millonario y pedirle que sea tu mentor. Tener a alguien allí para entrenarte que ya haya logrado lo que estás persiguiendo y mantenerte responsable es una gran ventaja.

5. Establece metas muy definidas y plazos urgentes

Mientras que las masas dispersan su energía mental y genio creativo en múltiples metas, proyectos y aficiones, y medio-cálidamente quieren muchas cosas, los millonarios hechos a si mismos hacen lo contrario. Se enfocan sinceramente en una meta importante a la vez y se fijan un plazo para lograrlo.
Si realmente quieres mejorar tus finanzas, anote la cantidad de dinero que quieres ganar y los pasos específicos que vas a dar para que suceda. Revisa la meta todos los días siempre sabiendo que el reloj está marcando. Tener este tipo de compromiso hacer-o-morir para construir un imperio financiero prácticamente te garantiza el éxito.
Por encima de todo, ¿Dónde quieres estar para estas fechas el próximo año? ¿Quieres estar averiguando cómo vas a cambiar tu situación financiera, una vez más; o vas a estar mirando hacia atrás y ser capaz de darte una palmadita en la espalda por un trabajo bien hecho?
Si vas en serio en esto de alcanzar tus metas financieras, puedes hacer que suceda. Comienza con las creencias y las filosofías que tienes sobre el dinero, y luego toma acciones masivas.
Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

Si quieres ser rico, debes aprender a enfocarte

Por Robert Kiyosaki | Publicado en Educación Financiera | 12 de Mayo, 2017
Robert Kiyosaki¿Alguna vez escuchaste este consejo: “Invierte en una cartera diversificada de acciones, bonos y fondos mutuos”?
Parece un buen consejo, ¿verdad? ¿Qué podría estar mal con repartir el riesgo en diferentes vehículos de inversión?

Por qué la diversificación es un mal consejo

Por un lado, lo que la mayoría de la gente considera que es la diversificación, no es realmente diversificación. Más bien es esparcir tu dinero a través de una única clase de activo. Las acciones, los bonos y los fondos mutuos, son parte de un mismo activo, los activos de papel. Eso no es diversificar.
Hay en realidad cuatro clases de activos: Papel, Bienes Raíces, Materias Primas y Negocios. Una cartera verdaderamente diversificada tendría participaciones en todas o la mayoría de ellas.
Más allá de eso, la diversificación es un juego de suma cero. Las ganancias en una clase se compensan con las perdidas de otra. Seguro, puede ser seguro, pero rara vez alguien podrá enriquecerse por diversificar. Como Warren Buffet dice, “Diversificar sólo es necesario cuando los inversores no entienden lo que están haciendo.”

Los inversores más exitosos no diversifican. Por el contrario, se enfocan y especializan. Llegan a conocer la categoría de inversión en la que invierten y como funciona el negocio mejor que cualquier otra persona.
Por ejemplo, la hora de invertir en bienes raíces, algunos inversores se enfocan en los baldíos, mientras que otros se enfocan en los edificios de apartamentos. Si bien ambos están invirtiendo en bienes raíces, lo hacen de manera diferente.

Cuando diversificar tiene sentido

Entonces, ¿por qué los asesores financieros recomiendan la diversificación cuando los más grandes inversores del mundo eligen no diversificar? Creo que hay dos respuestas a esta pregunta:
1. Inversión activa vs. Inversión pasiva. Hay inversores activos e inversores pasivos. Warren Buffett es un inversor activo. La mayoría de las personas no lo son. Los inversores activos deben enfocarse. Los inversores pasivos deben diversificarse.
2. El riesgo. Algunas inversiones son más riesgosas que otras. Las acciones, los bonos, fondos mutuos y fondos de inversión inmobiliaria (REIT) son inversiones muy arriesgadas; Por lo tanto, debes diversificar si inviertes en ellas. Si inviertes en empresas, igual que Warren Buffett, o bienes raíces, como yo, debes enfocarte.
La verdadera pregunta es: ¿Quieres convertirte en un inversor profesional o seguir siendo un aficionado?
Si decides seguir siendo un aficionado, un inversor pasivo, entonces, por todos los medios, diversifica. La diversificación evitará que “pongas todos los huevos en una sola canasta”, y así si un sector se derrumba (como las tecnológicas lo hicieron famosamente en el 2000) sólo una porción de tu cartera se verá afectada.
Sin embargo, si decides convertirte en un inversor profesional, el precio es una dedicación enfocada, tiempo y estudio. Warren Buffett dedicó su vida para convertirse en el mejor inversor que pudiera ser. Es por eso que se enfoca y no diversifica. Él no necesita protegerse a sí mismo de la ignorancia simplemente porque ha invertido su tiempo y dinero en entender lo que está haciendo.

Enfoque intenso, recompensas intensas

En Hawai, hay una gran organización conocida como Winners Camp. Le enseñan a los adolescentes las actitudes y habilidades necesarias para tener éxito en la vida. Los Winners Camp usan la palabra “enfoque” como un acrónimo de “Seguir un curso hasta triunfar.” (en inglés FOCUS por “Follow One Course Until Successful.”) Creo que a todos los niños deberían enseñarles a enfocarse, como a cualquier inversor que quiera ser un inversor rico.
Si vez a cualquier persona que haya logrado un gran éxito y riqueza, todos se enfocaron intensamente para poder ganar.
En lugar de practicar la diversificación, te animo a practicar el enfoque. En el proceso, tomarás el control de tu futuro financiero de manera que los aficionados simplemente nunca podrán.
Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

7 claves de “los mejores” para emprender con éxito


Richard Branson
Todas las personas, así como las empresas, tienen sueños o metas. Sin embargo, la experiencia dice que son sólo algunos los que consiguen esos sueños y la gran mayoría se queda a mitad de camino.
Surge una pregunta: ¿Qué hacen o qué han hecho aquellas personas o empresas que han conseguido resultados que nosotros también queremos conseguir?
La filosofía que inspira el libro Aprendiendo de los mejores se basa en aprender de esas personas o empresas que han logrado lo que buscaban, ya que de algún modo ellas nos pueden dar indicaciones o pautas que nos lleven más cerca de lo que aspiramos a conseguir.















El éxito deja huellas y si uno es capaz de identificar esas huellas las condiciones a la hora de conseguir sus propios objetivos serán un poco más favorables, o como mínimo, no iremos a oscuras.
Aquí van 7 claves para emprender con éxito de 7 personajes incluidos en Aprendiendo de los mejores:

#1 «Sin un modelo de negocio, una empresa puede crear publicidad, contratar empleados y gastar dinero; pero no obtendrá ganancias» – Seth Godin

Más relevante que las ideas de negocio o los productos, son los modelos de negocio; porque un modelo de negocio es lo que transforma ideas en dinero.
Al final, todo se resume en si vendes o no vendes; en cómo eres capaz de comercializar tus productos y servicios. No pienses que un producto brillante se vende sólo. Rara vez ocurre. Lo importante no es lo que vendes sino por qué te compran.

#2 «Los mejores siempre sobreviven; cuando pasa el tiempo, sobreviven aquellas empresas que mejores experiencias proporcionan a los clientes» – Richard Branson

Preocúpate de hacer lo que tienes que hacer del mejor modo. Sé impecable; la calidad siempre acaba teniendo un hueco en el mercado. Los negocios de calidad son los negocios que mejor resisten a los cambios de mercado. Tu marca es tan buena como buenos sean tus productos y servicios. No hagas chapuzas con tal de ganar dinero rápido, no es sostenible.

#3 «Todo lo que nos rodea es competencia, no se debe subestimar a nadie, porque empresas muy grandes han caído» – Bill Gates

Si la competencia fuese tan mala como algunos piensan, simplemente no existiría. Otros piensan que no tienen competencia, lo cual es una ingenuidad, porque aunque exista una diferenciación, directa o indirectamente, siempre hay empresas ofreciendo productos y servicios similares.
Hoy día hasta un freelance trabajando desde su casa puede ser competencia. Tienes que mantenerte alerta, no peor para tu éxito es la autocomplacencia.

#4 «La mejor razón para comenzar una empresa es que ésta tenga un sentido; el de crear un producto o servicio que haga de este mundo un lugar mejor» – Guy Kawasaki

Para ganar más, añade más valor a la vida de los demás. Cuanto más valor aportes y a más gente, mejor te irán las cosas. El dinero es sólo un resultado, el resultado de lo bien o mal que estás haciendo las cosas.

Pocos emprendedores tienen en cuenta este detalle. Cambia el chip del ‘cuánto gano’ al ‘cómo sirvo’, y los beneficios te llegarán. Las empresas que dejan huella, que sortean mejor las crisis, que tienen una reputación más sólida, son aquellas que buscan algo más que la mera obtención de beneficios. Son negocios con causa.

#5 «Si no tienes nada diferente, no compitas» – Jack Welch

El éxito siempre procede de la diferencia, de ofrecer algo que los demás no ofrecen. Por tanto, la primera pregunta que toda empresa debe hacerse es: ‘¿Qué tengo yo que el resto no tiene?’
Puede ser lo que ofreces, cómo lo ofreces, lo que haces sentir o incluso tu capacidad para ser notorio. En cualquier caso, si no tienes algo que te diferencia, tus posibilidades de éxito son muy limitadas y estarás en la media; uno más.

#6 «Ser realista es el camino frecuentemente transitado por la mediocridad. ¿Por qué ser realista? ¿Qué sentido tiene ser realista?» – Will Smith

Todas las gestas a lo largo de la historia han venido de la mano de personas no–realistas; individuos que tuvieron la osadía de pensar en grande y desafiar el statu quo. Y esa osadía siempre está asociada a una cierta incomprensión por parte de aquellos –la mayoría– que tienen miedo a desafiar los límites, de apartarse de lo conocido para ir a por algo mejor.
Ser realista es simplemente ser normal; poco inspirador. Hay una cualidad que todas las personas de éxito tienen: creen en algo diferente a lo que ha sucedido antes; creen que algo diferente puede suceder.

tan inteligente, tan poderoso o tan prepotente como para hacer él solo una empresa de este calibre como Zara» – Amancio Ortega

Ya lo dice un proverbio africano: «Si quieres ir rápido, ve sólo; si quieres llegar lejos, ve con otros». Nadie solo ha logrado nada grande en esta vida. Detrás de cualquier éxito notable lo que hay son equipos.
Los éxitos son siempre colectivos, todos tenemos carencias que necesitamos compensar con las fortalezas de otras personas. La complementariedad es la base de los equipos, eres tan bueno como la gente de la que te rodeas.




miércoles, 24 de mayo de 2017

10 lecciones de The Walt Disney Company

Hace 91 años, Walt Disney y su hermano Roy O. fundaron lo que después sería The Walt Disney Company en Estados Unidos.
Esta compañía es el mayor caso de éxito en la historia de la animación y el entretenimiento infantil, y hoy en día es el conglomerado de medios de comunicación más grande y valiosa del mundo. Y hay muchas cosas que un emprendedor puede aprender de su interesante trayectoria:

1. Diversifica tus productos

The Walt Disney Company no sólo es conocida por sus animaciones, series o películas para el público infantil y juvenil. La empresa también es un gran referente en la creación de parques de atracciones, así como en la elaboración y venta de merchandising.
Walt Disney, su co-fundador, no sólo fue guionista, animador y director, sino también un excelente diseñador de parques de atracciones (aunque su diseño original contemplaba juegos que en ese entonces eran imposibles de realizar). Gracias a su asertiva diversificación, la empresa obtuvo en 2010 beneficios por más de 36,000 millones de dólares.

2. Sueña, sueña, sueña

“Si puedes soñarlo, puedes lograrlo”. Esta famosa frase de Walt Disney demuestra su filosofía como ser humano y como empresario.
A pesar de las dificultades que vivió su empresa (incluyendo guerras, huelgas y caída en bancarrota), el creador de Mickey Mouse nunca se dio por vencido. Hoy sus parques y las historias de sus películas demuestran la importancia que tienen los sueños para dejar una huella y revolucionar (o hasta crear) industrias.

3. Conquista a varios públicos

En los últimos años, The Walt Disney Company ha tenido un gran éxito conquistando al público preadolescente. Si bien sus entrañables cintas animadas son queridas por públicos de todas las edades, Disney supo dar un paso más y apostar por producciones como Los Piratas del Caribe y High School Musical. Esta empresa ha sabido aprovechar al máximo a segmentos que anteriormente estaban olvidados o poco explotados: los niños y los Teens.

4. Haz felices a tus empleados

The Walt Disney Company sabe que su fortaleza está en su gente, especialmente cuando se trata de sus parques que son “el lugar más feliz del mundo”. Para mantener la lealtad de su personal, la empresa tiene varias iniciativas como permitir a los empleados que falten si se sienten cansados y dar reconocimientos públicos.

5. Adáptate a los cambios

Los tiempos cambian y una empresa que sigue siendo vigente después de 90 años lo sabe. Poco tienen que ver las animaciones que dibujaba Walt a mano con las técnicas de animación actuales. The Walt Disney Company ha sabido mantenerse en el corazón de los consumidores ofreciendo nuevas experiencias, nuevas historias y nuevos formatos.
Además, cuando se modificaron las técnicas de animación, la compañía reconoció la tendencia y su potencial por lo que en mayo de 2006 adquirió los estudios Pixar, cuyas películas -distribuidas por Disney- habían alcanzado en años anteriores un éxito mayor que las producidas por Walt Disney Pictures.

6. Ten una cultura empresarial sólida

Disney se trata de magia y de hacer sueños realidad. Esta ideología, permeada desde sus orígenes gracias a su imaginativo creador, está presente en todos sus productos, parques, oficinas y empleados. The Walt Disney Company sabe lo que sus marcas significan para los consumidores y todas sus acciones y estrategias están dirigidas para realizar y conservar esa misión.

7. La clave está en el marketing

Disney podría ser uno de los mejores ejemplos de la importancia del marketing. Además de sus masivas y sorprendentes campañas de publicidad, el principal valor de su mercadotecnia está en sus tiendas y parques.
Desde el aroma que se despide en ciertas áreas hasta las atracciones y la actitud del personal hacen de éstos un sitio mágico para los consumidores. La compañía demuestra que no importa que Mickey Mouse sea el ratón más famoso del mundo: siempre necesitarás hacer marketing y fortalecer tu branding.

8. El fracaso no es el fin

Como cualquier gran empresa, Disney ha superado varios obstáculos a lo largo de su trayectoria, desde conflictos por derechos de personajes hasta guerras y crisis económicas. El pionero en la animación de caricatura se enfrentó a varios problemas financieros a finales de la década de 1920 y principios de los 30s, incluyendo la pérdida de los derechos del popular personaje Oswald the Lucky Rabbit.
Su compañía tenía $4 millones de dólares de deuda a principios de 1930. Pero con sólo el suficiente dinero para financiar el proyecto, lanzó “Blancanieves y los siete enanos” en 1938, película que salvó a la empresa de la bancarrota y financió la creación de los nuevos estudios.

9. Deja un legado

Si la historia de The Walt Disney Company hubiera llegado a su fin cuando Walt falleció en 1966 a causa de cáncer pulmonar, probablemente el éxito hubiera estado únicamente ligado a la genialidad de su creador. Sin embargo, Walt logró la trascendencia creando grandes productos e inculcando en el corazón de la compañía la importancia de los sueños, la innovación y la pasión por conquistar al público.

10. No temas crear o revolucionar industrias

El mundo tiene algo que agradecer a Walt Disney: Antes de él, muy pocas empresas se preocupaban por atender al mercado infantil e impulsar su desarrollo.
Previo a Disney las caricaturas eran casi inexistentes, al igual que la cantidad de objetos especializados para niños. The Walt Disney Company es el parte-aguas de una industria, y lo mejor es que supo hacerlo comunicando valores y promoviendo pensamientos positivos.

martes, 2 de mayo de 2017

Dominique Ansel, el mejor pastelero del mundo

El repostero es conocido como el creador del Cronut, el ‘hijo’ de un croissant y un donut

Dominique Ansel, en su pastelería Dominique Ansel Kitchen en Nueva York.
Dominique Ansel, en su pastelería Dominique Ansel Kitchen en Nueva York. 


Dominique Ansel tiene una verdadera pasión por el chocolate. “Nunca es bastante”, comenta mientras controla de reojo la actividad en la pastelería que luce su nombre en el West Village de Nueva York. El local tiene tres cocinas y un espacio reservado a degustaciones. Ahí preparan también la masa del Cronut, el hijo de un croissant y un donut que venden en la concurrida tienda en SoHo.
El chef parisino recibió a EL PAIS recién llegado de Tokio, donde acaba de inaugurar su segundo local. “Me encanta Japón”, señala, “por su simpleza y autenticidad”. Tiene otro más en Londres. Antes pasó por Melbourne, Australia, donde fue reconocido como el mejor pastelero del mundola misma noche en la que el Eleven Madison Park de Daniel Humm se alzaba con el cetro al mejor restaurante.
La crítica neoyorquina ya le comparaba mucho antes con Willy Wonka. Se ríe cuando se le recuerda. “He visto todas las versiones de la película varias veces”, cuenta, “me encanta”. El reconocimiento que le hacen sus pares en la industria de la alta cocina, dice en un tono más serio, “es real”. Aunque admite que ese mundo de fantasía está muy conectado a lo que hace todos los días, incluso a su vida.
Como Charlie, el niño que encuentra el billete de oro para visitar la fábrica de Wonka, el chef francés se crió en una familia humilde. No comió muchos dulces de pequeño. “Eran un premio. Así que cuando los comía era un momento muy especial, un privilegio”, recuerda. Ahora, añade, “ya no es algo excepcional”. Es precisamente esa conexión con la niñez lo que deja poco margen a los chefs pasteleros.
“Los dulces están muy relacionados con los recuerdos”, explica. Pone como ejemplo algo tan simple como un tocino de cielo. “Sabes que te gusta así y por eso no quieres algo diferente”. Lo mismo pasa con el pain au chocolat. Ansel, sin embargo, asegura que siempre hay margen para innovar. Es lo que ha hecho con el kouign-amann. Su versión de la tarta bretona es el dulce más vendido.
Es fácil encontrar a medio centenar de personas haciendo cola antes de que la pastelería abra sus puertas a las ocho de la mañana.
Es fácil encontrar a medio centenar de personas haciendo cola antes de que la pastelería abra sus puertas a las ocho de la mañana. MARC ABRAMSON
La gente sin embargo, tiene una mentalidad cada vez más abierta. “Se está perdiendo el miedo a probar otras cosas”, afirma. Es lo que explica que el Cronut se hiciera viral. La curiosidad por probarlo provocó toda un peregrinación que dura ya cuatro años hacia el SoHo. Es fácil encontrar a medio centenar de personas haciendo cola antes de que la pastelería abra sus puertas a las ocho de la mañana.
El tiempo, explica, es un ingrediente más como el azúcar y la mantequilla. Se necesitan tres días para hacer el Cronut. Para el almuerzo ya no queda ni rastro de este dulce híbrido. Ansel tuvo claro desde el primer momento que no quería que el éxito de un único producto acabara comiendo su creatividad. “Es como si fuera un cantante apuesta todo a una única canción”, valora.
Aunque la comida viral es algo que tratan de evitar los chefs, el éxito repentino es sinónimo también de fama y fortuna. Le llueven ofertas para abrir pastelerías en Europa, Latinoamérica y Asia. “Me han propuesto incluso producir en masa el Cronut para distribuirlo por todo el mundo”, comenta, “las he rechazado todas”. Su próximo objetivo está en Los Ángeles, donde en otoño estrena restaurante.
El menú que ofrece en la cocina de Nueva York cambia cada ocho semanas. “Es muy intenso”, reconoce, “pero es importante mantener viva la creación. En el minuto que la abandonas, se acabó”. No es una cuestión de volumen, sino de calidad. Los dulces que sirve en Tokio están inspirados en la cultura japonesa y en la manera de consumir. “No es solo la comida, es la experiencia que ofreces al cliente”.
Se levanta como muy tarde a las cinco de la mañana y no se acuesta antes de la medianoche. Las pocas horas de sueño se ven en sus ojos, “pero no puedo quejarme”. Los domingos es su día libre. Lo dedica a explorar con su novia los restaurantes por los diferentes barrios de la ciudad. Nueva York, dice, vive un momento especial en el mundo culinario con él y Daniel Humm en lo más alto.
“No es casual”, explica, “es el reconocimiento a un movimiento que lleva ahí mucho tiempo”. “Esta ciudad es la capital de la comida”, añade. Ansel y Humm se conocen muy bien. “Está haciendo algo especial”, valora al tiempo de que destaca que hay “una tonelada de chefs con gran talento, que han llegado desde todas las parte del mundo”. El patrón de Eleven Madison es suizo.
Los dos llevan en Nueva York desde hace más de una década. El billete de oro, en su caso, se lo ofreció el también francés Daniel Boulud, una de las figuras más influyentes en la restauración. Seis años después, abrió su propio negocio. “Somos europeos, cierto, pero lo que hemos hecho es abrazar la cultura estadounidense, aprender de ella y aportar nuestro toque y nuestra plena dedicación”, concluye.