domingo, 25 de junio de 2017

Cómo Jack Ma superó sus 7 fracasos


jack ma




Alp Mimaroglu
Jack Ma hoy tiene 51 años y tiene más de 23 mil millones de dólares. Sin embargo, en el pasado este empresario solo ganaba US$12 al mes como maestro de inglés (aunque era igual de feliz).
Sus logros son casi inconcebibles debido a sus humildes orígenes. En su camino se equivocó más veces (y de formas más espectaculares) que la mayoría de nosotros podríamos soportar.
Aquí hay 7 fracasos en los que Jack Ma, el hombre más rico de China, tuvo que mantener sus ánimos, justo como su héroe, Forrest Gump.

1. No se rindió tras reprobar sus exámenes

Jack Ma no era un buen estudiante. De hecho, casi no pudo entrar a la secundaria.
“Reprobé exámenes clave de primaria dos veces, no pasé exámenes de secundaria tres veces y no fui aceptado a la Universidad en dos ocasiones diferentes…” Auch. Estas son algunas de las cosas que la mayoría de nosotros jamás tuvo que decirle a sus padres.
Pero sorpresivamente, Jack no está solo. En la tradición de otras grandes mentes personajes como Albert Einstein, Winston Churchill y Abraham Lincoln tuvieron grandes dificultades con la escuela antes de transformar el mundo.

2. Sacó 1 de 120 puntos en la sección de matemáticas de su examen de admisión a la universidad

Fallar es una cosa, pero sacar menos del 1% en un examen es otra cosa por completo. Y no fue porque Jack no se hubiera preparado. Hasta el día de hoy, el hombre más rico de China tiene muchas dificultades con las matemáticas a pesar de que su empresa, Alibaba, es una firma tecnológica.
Para citar a Ma: “No soy bueno con los números, nunca estudié administración y hasta la fecha no puedo leer un reporte de contabilidad”.
Resulta que nunca tuvo que ser hábil con las matemáticas para ser multimillonario. Tal vez es más impresionante que en su niñez jamás escuchó la palabra “computadora”.

3. No se detuvo pese haber sido rechazado 10 veces de Harvard

Lo que sorprende no es que haya sido rechazado de Harvard 10 veces, sino que haya hecho el intento tantas veces. Esto nos muestra que Jack Ma es el paradigma de la persistencia. “Lo más importante que debes tener es persistencia”.
Después hizo el examen para Hangzhou Normal University de donde sacó un título en Letras Inglesas.

4. Se mantuvo optimista a pesar de ser negado en 30 trabajos

Después de graduarse de la escuela, Ma trató de encontrar trabajo en 30 lugares diferentes y en todos y cada uno de ellos lo rechazaron.
Incluso trató de ser oficial de policía, pero en la academia simplemente le dijeron “No eres bueno”.
Afortunadamente, justo como en su película favorita Forrest Gump, Jack siguió “corriendo”. “Hoy fue cruel y mañana será más cruel. Pero el día siguiente será hermoso”.
“Hoy fue cruel y mañana será más cruel. Pero el día siguiente será hermoso”

5. Fue el único entrevistado de 24 en ser rechazado de KFC

De una base de 24 candidatos para el restaurante de comida rápida, 23 fueron contratados. Jack Ma fue el único que no fue aceptado. Él se lo atribuye a su baja estatura y falta de “atractivo físico”.
Su esposa, Zhang Ying (quien se casó con él mucho antes de que fuera rico), ama cómo se ve. “Ma Yun no será típicamente atractivo, pero me casé con él porque hace muchas cosas que los hombres guapos no pueden hacer”.

6. No obtuvo inversión en Silicon Valley para fundar Alibaba

Incluso después de fundar la popular página web, Ma sufrió muchos traspiés. La empresa no generó ganancias en los primeros tres años de su vida. Al principio creció demasiado rápido y casi implotó cuando explotó la burbuja puntocom. En un punto, Alibaba estaba a 18 meses de la bancarrota.
“Llamo a Alibaba mis ‘1001 errores’”, dijo en una ocasión el empresario.

7. Le dijo a sus 18 socios en Alibaba que ninguno podría ser ejecutivo

En uno de los peores errores que cualquier CEO puede cometer, Jack Ma le dijo a sus 18 socios (que inyectaron un capital total por US$60,000) que ninguno podría ser más que un mánager pues su plan era contratar especialistas para el consejo directivo.
Esto, él asegura, fue el peor error de su vida. “Lo que aprendí de los días oscuros de Alibaba es que debes hacer que tu equipo tenga valor, innovación y visión”.

Si al principio no triunfas…

Jack Ma es la historia clásica de “La Cenicienta” en los negocios. Pero más que su nivel de riqueza, lo verdaderamente impresionante es su persistencia. Él es prueba de que no hay una serie de fracasos (sin importar lo depresivos que sean) que pueda evitar que alguien logre sus sueños.
Como Jack suele decir: “Siempre tendrás una oportunidad de triunfar si no te rindes. Darse por vencido es la mayor de las derrotas”.
Fuente: entrepreneur

12 Citas mindfulness que cambiarán la forma en que gastas tu vida


mindfulness



Marc Chernoff
En el último par de años, mientras veía crecer a mi hijo de un bebé a un niño extraordinario, aprendí que un niño pequeño puede enseñarle a un adulto tres cosas fundamentales:
• Ser feliz sin ninguna razón específica en absoluto
• Ser siempre curioso y estar comprometido con lo que está pasando en el momento
• Aprovechar todos los recursos disponibles para conseguir tanto como te sea posible de lo que deseas
Es fácil ver cómo los dos primeros puntos reflejan ciertos aspectos de la atención plena; elegir ser feliz y estar presente. Pero, en mi caso, el tercer punto es la lección de atención plena más poderosa de todas ellas.
Verás, en nuestro hogar, el tercer punto a menudo significa Mac pidiéndome que sea más consciente. Porque el 90% de las veces lo que él desea más que cualquier otra cosa en el mundo es más atención de papá; que toda mi presencia esté con él.
Sí, mi pequeño Mac me enseñó una cosa o dos acerca de la importancia de ser consciente y estar presente. De hecho, tiene varias maneras de llamarme la atención cada vez que estoy haciendo lo contrario. Déjeme darte un simple, pero profundo, ejemplo:
Si Mac y yo estamos jugando en su habitación y salgo de la habitación por unos momentos para hacer algo, Mac mira alrededor y grita: “Papá, ¿dónde estás?”
Parece una respuesta lógica, ¿verdad? Pero aquí viene lo bueno…
Si no salgo de la habitación mientras estamos jugando, pero mi iPhone vibra con una notificación que me distrae por unos momentos, Mac me mira directamente y grita: “Papá, ¿dónde estás?”
En ambos casos, Mac sabe que no estoy presente. Para él, mi emocionalmente ausente y distraída mente es similar a mí levantándome y yéndome de la habitación físicamente.
Cuando me di cuenta de esto, hice un cambio.

Centra de nuevo tu mente – 12 citas

Como puedes ver, a pesar de haber estudiando y practicado la atención plena durante buena parte de una década, sigo siendo en gran medida un estudiante de ella (sí, y a veces mi hijo es mi mejor maestro también). Y, sinceramente, me siento bendecido por cada nueva lección de recibo.
Debido a que, como lo veo, lo mejor de ser un estudiante de por vida de la atención plena es que aprendo más y más sobre mí mismo con cada día que pasa. Mi creciente conciencia de mí mismo en el presente me ayuda a entender mejor lo que realmente está pasando en mi cabeza y corazón con cada paso del camino.
Si has sentido mucha ansiedad últimamente, o simplemente perder contacto con lo que es importante para ti, te insto a convertirte en un estudiante de la atención plena a mi lado. Es momento de volver a centrar tu mente.
Es momento de volver a centrar tu mente
Esta mañana, después de terminar una llamada con una estudiante del curso que está trabajando diligentemente para ser más conscientes acerca de sus principales prioridades (su familia y el impacto que está haciendo con su startup sin fines de lucro) he estado reflexionando sobre algunas de las verdades claves por las que Ángel y yo vivimos, y que luego transmitimos a nuestros estudiantes, que han re-centrado nuestras mentes y mejorado nuestra atención consciente en los últimos años.
He destilado estas verdades en doce citas fáciles de digerir para ti, con la esperanza de que puedas encontrar valor en ellas hoy…
1. A veces, tienes que decirle “no” a las cosas buenas que ser capaz de decirle “sí” a las cosas importantes. No puedes hacerlo todo. Se consiente y elige sabiamente.
2. El mejor regalo que le puedes dar a alguien es la pureza de tu atención.Sólo está presente con ellos y presta atención a las pequeñas cosas. Hazlo y descubrirás lo mejor de ti y de ellos.
3. Puedes llevar tu presencia contigo a dondequiera que vayas.Aprecia los pequeños momentos. Hay pocas alegrías en la vida que igualen una buena conversación, una buena lectura, un buen paseo, un buen abrazo, una buena sonrisa, o una buena respiración profunda.
4. La preocupación es el mayor enemigo del momento presente.No hace más que robar tu alegría y mantenerte muy ocupado haciendo nada en absoluto.
5. El problema no suele ser el problema.El problema a menudo es la increíble cantidad de energía sobre-pensando el problema. Déjalo ir y se libre.
6. Cuanta más ira hacia el pasado lleves en tu corazón, menos capaz serás de amar el presente.Y recuerda, dejar ir, no se trata de tener la capacidad de olvidar el pasado; se trata de tener la sabiduría y la fuerza para abrazar el presente.
7. El paraíso no es un lugar, es un estado mental.Siempre que el pasto parezca más verde en lo del vecino… Deja de mirar, deja de comparar, deja de quejarte y empieza a regar el pasto en el que estás parado.
8. Lo que separa el privilegio consciente del disfrute vacío es la gratitud.Un corazón agradecido es uno consciente; no toma las cosas por sentado. Y el regalo más grande de este reconocimiento es que cuanto más agradecido estés, más consciente te vuelves.
9. El secreto de la felicidad no siempre está en hacer lo que te gusta, sino en que te guste concientemente cualquier cosa que hagas.Está presente en cada paso, da tu mejor esfuerzo, y deja de lado el resto.  Siempre, siempre, siempre hay alguna razón para estar agradecido y alguna interesante lección para aprender a lo largo del camino.
10. El error más fundamental de la atención plena (el daño más común que nos hacemos a nosotros mismos) es practicar la ignorancia por no tener el valor y el respeto para detenernos un rato y mirarnos con honestidad y cuidado.
11. Para poder entender el mundo, tenemos que alejarnos de él en ocasiones.A veces simplemente necesitamos tomar distancia para ver las cosas con claridad de nuevo. Es importante recordar que el tiempo de inactividad, de descanso y de juegos son también productivos.
12. Debes sentarte tranquilamente durante quince minutos todos los días para reunir tus pensamientos, a menos que esté demasiado ocupado, en cuyo caso debes sentarte durante una hora.Recuerda esto. El mundo es como somos por dentro. Lo que pensamos, vemos, y en lo que nos convertimos en última instancia. Así que reúne y elige tus pensamientos con prudencia. Piensa en cómo quieres vivir.
Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

lunes, 19 de junio de 2017

Las 8 características de un buen líder según Harvard


lider


Katyana Gómez

El mundo de los negocios no deja de cambiar, de renovarse y por lo tanto es cada vez más demandante tanto para sus empleados, como para sus directivos.
Ante esto, Harvard Business Publishing dio a conocer las ocho aptitudes clave, que los actuales líderes deben dominar para poder aprovechar las grandes oportunidades que se presentan todos los días en un ambiente de negocios volátil, incierto y ambiguo.
Así que si aspiras ser un gran líder o quieres saber si trabajas para uno, te invitamos a conocer estas ocho cualidades que se deben tener.

1. Manejan la complejidad

“Los líderes que saben cómo aprovechar y manejar la complejidad tienen la habilidad de resolver problemas y tomar decisiones sobre los sistemas que cambian tan rápidamente”, afirma el reporte.
Aún antes de contar con la suficiente información, ellos saben evaluar la complejidad de la situación y elegir las acciones apropiadas.

2. Mentalidad global

El rol de la globalización en el mundo de los negocios ha intensificado el nivel de complejidad, por lo que es necesario que actualmente un líder tenga la capacidad de reconocer el panorama global e identificar las oportunidades que puede ofrecer otros mercados.
Es esencial tener un enfoque global, en el que se tenga conocimiento sobre lo que ocurre con los consumidores, los competidores, la economía y la política de los mercados.

3. Actúan estratégicamente

Las habilidades estratégicas siempre han sido necesarias para un buen liderazgo. Sin embargo, las prácticas tradicionales con visión a largo plazo ya no son tan efectivas como antes. Actualmente el mundo requiere un proceso más continuo y flexible.
“Deben estar preparados siempre para ajustar sus estrategias y aprovechar las oportunidades emergentes o enfrentar retos inesperados”, indica el reporte.
“Deben estar preparados siempre para ajustar sus estrategias y aprovechar las oportunidades emergentes o enfrentar retos inesperados”

4. Promueven la innovación

Ninguna estrategia, por más brillante que sea, puede sostener la competitividad de una empresa indefinidamente. Por ello, saben que es necesario estar en constante renovación, generar nuevos productos, servicios o procesos de negocio, para seguir creciendo.

5. Aprovechan las redes

El trabajo se ejecuta cada vez más a través de redes de relaciones fuera de los límites de las empresas. Los líderes que dominan el networking, saben que se trata de algo más que una herramienta, sino la oportunidad para promover la colaboración y así lograr las metas de la organización.
Ellos cultivan las relaciones no sólo dentro de la organización, sino con los clientes, los proveedores, socios estratégicos e incluso con los competidores.

6. Inspiran compromiso

Es crucial que los empleados de la organización, en todos los niveles, se mantengan interesados y comprometidos con el trabajo que realizan. “Las personas pueden ocupar un puesto por años, pero no generarán valor a la organización si no están interesados en su trabajo”, explica el reporte.
Es responsabilidad del líder asegurarse que los empleados realmente sientan que están haciendo la diferencia y que su trabajo tiene un valor.

7. Flexibilidad

Ante los constantes cambios, los líderes saben que algo que funcionó extraordinariamente bien en el pasado, no necesariamente tendrá los mismos resultados después.
Los líderes flexibles y adaptables dejan a un lado la mentalidad de “siempre hemos trabajado así”. En cambio siempre buscan ver las nuevas circunstancias con una mirada fresca para encontrar valiosas oportunidades.

8. Ágiles para aprender

Ellos buscan oportunidades para aprender de nuevas experiencias. Logran mantener un estado mental de aprendizaje constante, en el que experimentan y luego reflexionan sobre sus éxitos y sus fracasos.
Fuente: dineroenimagen


10 principios para liderar la transformación y el cambio


liderar


 Andrés Ortega Martínez

Cada vez son más las organizaciones que han comprendido que su supervivencia depende de su capacidad para gobernar de forma inteligente (y con rapidez…) un proceso de cambio y transformación cultural. Nadie se cuestiona ya la necesidad de adecuar la organización a un nuevo tiempo.
Por lo tanto, el debate (si es que alguna vez debió existir…) sobre si se debe llevar o no a cabo una transformación cultural está agotado, sencillamente resulta estéril. La cuestión esencial es ahora como ejecutar y liderar el proceso de cambio.
Lamentablemente no existen pócimas mágicas ni bálsamos de fierabrás que puedan administrarse a todas las empresas por igual. Cada organización posee una señas de identidad específicas, una idiosincrasia particular que la hace única e irrepetible, un código genético exclusivo… elementos todos que deben ser tenidos en cuenta a la hora de activar e impulsar el incuestionable proceso de cambio que les permita sobrevivir a este entorno ya bautizado como VUCA (volatility uncertainty complexity ambiguity).
Pero que la alquimia no pueda resolver el problema sobre como abordar el proceso de transformación cultural necesario no es excusa para reflexionar en profundidad sobre una serie de principios que bien entendidos pueden ser claves para liderar la transformación…

1.- El cambio no se produce por pensar en innovar, sino por innovar en nuestra forma de pensar…

Pensar en innovar es una obviedad. La velocidad de transformación será directamente proporcional a la capacidad de la organización para pensar de forma diferente.

2.- El líder de la empresa del S.XXI no debe predecir el futuro, sino asumir que liderará una realidad impredecible…

El liderazgo visionario es un modelo insuficiente para liderar el cambio ante la complejidad. Lo razonable no es tratar de predecir el futuro, sino preparar a la organización para navegar en un contexto empresarial impredecible, inestable e incierto…siempre.

3.- Una organización inicia su proceso de transformación cuando la cultura de la colaboración supera al paradigma del control y conexión se convierte en sinónimo de gestión…

El control y la fiscalización son mecanismos que ralentizan profundamente la transformación. En un entorno empresarial global y conectado, la cultura de la colaboración es el principal acelerador de cualquier proceso de transformación.

4.- Nos han educado pensando que al equivocarnos estamos perdidos, cuando perderse es la mejor forma de encontrar nuevos caminos…

La penalización del error es un freno para liderar el cambio. Desterrar la creencia de que el error es perjudicial resulta crucial para impulsar una transformación cultural. Equivocarse no es perderse, sino más bien encontrar nuevos caminos
Equivocarse no es perderse, sino más bien encontrar nuevos caminos

5.- En la empresa del S.XXI un profesional no debe preocuparse por adaptarse al cambio… debe ocuparse de crearlo…

La competencia “adaptación al cambio” es una reliquia del pasado. La competencia más valiosa que cualquier empresa debe fomentar en sus profesionales será la de crear, impulsar y dinamizar el cambio…

6. Un líder es genuinamente transformador cuando lo primero que pone en cuestión es… a él mismo…

El ejercicio más importante para poder impulsar el cambio en la organización es la autocrítica constante. El líder que mejor puede impulsar un proceso de cambio es el que tiene la capacidad de cuestionarse su propio estilo de liderazgo.

7.- En tiempos de transformación el talento más valioso es el de poder identificar, saber reconocer y querer liberar el talento de los demás…

Liderar un cambio no es una tarea individual sino colectiva. El éxito de un proceso de transformación reside en la capacidad de conectar el talento de toda la organización; por ello, el talento más valioso para liderar el cambio es identificar y liberar el talento de los demás…

8.- El aprendizaje más importante en un proceso de transformación es aprender a aprender de otra manera…

Una de las claves para liderar el cambio no será aprender nuevos conceptos, procesos y metodologías, sino comprender que la forma de aprenderlos será diferente. En la empresa del S.XXI liderar el cambio pasa por aprender a aprender de otra manera.

9.- En la empresa del S.XXI la digitalización de la conversación es una condición imprescindible para la transformación…

En un mercado digitalmente conectado, liderar el cambio implica fomentar y multiplicar conversaciones. Para ello, los entornos 2.0 en forma de tecnología social son vehículos esenciales para transportar las ideas y los comportamientos que aceleran la transformación.

10.- Si lo único que no cambia es el cambio no hay nada más “seguro” que estar en constante transformación…

La seguridad es la utopía del profesional del S.XXI. Cuanta más estática es la cultura de la organización más inestable se muestra ante un mercado que cambia a mayor velocidad. La seguridad es un falso llano que solo se puede ascender… cambiando… 
Vivimos tiempos en los que lo nuevo reemplaza y sustituye cada vez con mayor rapidez a lo viejo. Tiempos en los que aparecen nuevas reglas de mercado, nuevos procesos de negocio, nuevos consumidores y lógicamente nuevos competidores.
Nuevos consumidores y competidores que invitan a pensar que el éxito o simplemente la supervivencia implican desarrollar nuevas competencias, comportamientos y, obviamente, un nuevo liderazgo acorde a estos tiempos…
Tiempos convulsos para aquellas empresas y profesionales que permanezcan estáticos e impasibles… Tiempos, sin embargo, de oportunidad para aquellas organizaciones que revisen los principios necesarios para liderar el cambio…
Fuente: andres-ortega

sábado, 17 de junio de 2017

Cómo las personas más exitosas rechazan los trabajos extras


Reibox Blog



Amy Elisa Jackson
Cuando estás saliendo con alguien, una de las conversaciones más incómodas es cuando tienes que romper. Inevitablemente, hay un período de torpeza en la que estás buscando las palabras correctas: “No eres tú, soy yo”, “No es el momento adecuado”, “No estoy en el mejor lugar ahora mismo.” No hay nada fácil en ello.
Las conversaciones profesionales pueden ser similares. Decirle que no a un compañero de trabajo o gerente puede ser muy difícil, incluso puede hacerte sudar. Todos queremos ser jugadores de equipo en la oficina, la persona en la que se pueda confiar en un instante, alguien que hace y, puede ejecutar sin problemas.
Pero hay momentos en los que tienes que decir no al trabajo extra (de la mejor manera, no grosera, posible), una habilidad difícil que las personas más exitosas han dominado.
Así es cómo.

Por qué decir “no” es tan difícil

“En el momento en que alguien te pide hacer algo para lo que no tienes tiempo o inclinación a hacer está cargado de vulnerabilidad”, Brene Brown, que investiga la psicología de la vulnerabilidad, la vergüenza, el valor y la dignidad en la Universidad de Houston, escribió recientemente en Oprah.com.
“Sí, a menudo parece que es lo más sencillo a hacer. Pero tiene un precio: no puedo decirte cuántas veces dije ‘¡Seguro!’ en una voz (​​que no puedo creer que haga) chillona, sólo para pasar horas, Incluso meses, sintiéndome enojado y resentido,” y continúa. “Para las mujeres, hay un mito de que se supone que debemos hacerlo todo (y lo hacemos perfectamente). No mostrar ninguna pista de vergüenza interior: ‘¿Quién te crees que eres?’ ‘No eres muy cuidadosa [Madre/esposa/amigo/colega].’”
Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad. Atreverse a establecer límites, dice Brown, es prueba de tener verdadero valor para poner tu bienestar en primer lugar, incluso cuando te arriesgas a decepcionar a los demás. Y, sí, esto incluye a tu jefe.
Estas son algunas posibles razones por las que podrías necesitar rechazar el trabajo extra:
• Tu plato está lleno.
• Estás cansado de ser el encargado de la oficina.
• Te gustaría establecer mejores límites en el trabajo.
• La asignación extra afectaría el equilibrio entre tu vida laboral y familiar.
• Tendrá un impacto negativo en tus principales responsabilidades laborales.
Ahora que sabes que puedes rechazar el trabajo extra, aquí está cómo hacerlo con gracia y de una manera que no te costará cuando llegue el periodo de revisiones de rendimiento.

Usa “Yo”, no “tú” ni “nosotros”

Si decidiste rechazar el trabajo extra, está seguro tanto de tus motivos como de tu nivel de confianza. Esta es una decisión que tú estás tomando, lo que significa que debes usar la palabra “Yo”. La decisión es acerca de ti y lo que es importante para ti, y no sobre la persona que te lo pide.
Evita declaraciones como, “Siempre me preguntas en el último minuto”, o “Sentimos que esto es injusto”. En esta situación, no estás hablando por otros miembros del equipo, y sólo debes referirte a esta instancia específica, en contraposición a casos anteriores y agravios.
Una vez que transmitas algo como, “Es un halago que me pidas esto a mí, pero lamentablemente no podré abordarlo en este momento,” puedes elegir tener una conversación separada con esta persona acerca de tu historial de asignaciones de último minuto o cargas de trabajo desequilibrantes.

Sé honesto, claro y rápido

Si bien declinar cortésmente una petición de tu jefe puede ser algo que genere mucha tensión, inventar excusas o un conjunto de circunstancias falsas para evitar el trabajo te hace ver mal. Y puede volverse en tu contra.
En lugar de eso, sé honesto sobre tu razonamiento, y resiste el impulso de vacilar. Antes de hablar con tu colega o compartir tu decisión con tu manager, pregúntate por qué está diciendo que no.
Realmente piensa en tu razonamiento y busca una manera clara y concisa de transmitir eso. Chacharear solo elevará la presión y enviará mensajes contradictorios. No te detengas, evites a la persona, o simplemente asumas que “se dará cuenta.” Sé decisivo, es tu carrera y tú eres el responsable.

Sigue la regla de oro

Trata a los demás cómo quieres que te traten. Un rechazo o un “no” directo puede ser increíblemente rudo, incluso para tu jefe. Sé consciente de cómo el otro podría sentirse, y entiende que él o ella puede no estar completamente de acuerdo con tu decisión de rechazar el trabajo extra.
Ahí es donde proporcionar una explicación y mostrar consideración (tanto sobre el proyecto como sobre el gerente que te pide que trabajes en ello) puede hacer mucho para determinar su respuesta. Recuerda mantener la confianza con tu decisión y ser comprensivo con las necesidades de tu jefe, especialmente si siguen siendo profesionales contigo.
Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

La enfermedad de estar ocupado


ocupado


OMID SAFI
Hace unos días me encontré con una buena amiga. Me detuve para preguntarle qué tal le iba y saber cómo estaba su familia.
Puso los ojos en blanco, miró hacia arriba y en voz baja suspiró: “Estoy muy ocupada… muy ocupada… demasiadas cosas ahora mismo.”
Poco después, le pregunté a otro amigo y le pregunté qué tal estaba. De nuevo, con el mismo tono, la misma respuesta: “Estoy muy ocupado, tengo mucho que hacer.”
Se le notaba cansado, incluso exhausto.
Y no sólo nos pasa a los adultos. Cuando nos mudamos hace diez años, estábamos emocionados por cambiarnos a una ciudad con buenos colegios. Encontramos un buen vecindario con mucha diversidad de gente y muchas familias. Todo estaba bien.
Después de instalarnos, visitamos a uno de nuestros amables vecinos y les preguntamos si nuestras hijas podrían conocerse y jugar juntas. La madre, una persona realmente encantadora, cogió su teléfono y empezó a mirar la agenda. Pasó un rato deslizando la pantalla y al final dijo: “Tiene un hueco de 45 minutos en las próximas dos semanas. El resto del tiempo tiene gimnasia, piano y clases de canto. Está muy ocupada.”

Los hábitos destructivos empiezan pronto, muy pronto.

¿Cómo hemos terminado viviendo así? ¿Por qué nos hacemos esto a nosotros mismos? ¿Por qué se lo hacemos a nuestros hijos? ¿Cuándo se nos olvidó que somos “seres” humanos y no “haceres” humanos?
¿Qué pasó con el mundo en el que los niños se ensuciaban con barro, lo ponían todo perdido y a veces se aburrían? ¿Tenemos que quererlos tanto como para sobrecargarlos de tareas y hacerles sentir tan estresados como nosotros?
¿Qué pasó con el mundo en el que podíamos sentarnos con la gente que más queremos y tener largas conversaciones sobre nosotros mismos, sin prisa por terminar?
¿Cómo hemos creado un mundo en el que tenemos más y más cosas que hacer con menos tiempo libre (en general), menos tiempo para reflexionar, menos tiempo para simplemente… ser?
Sócrates dijo: “Una vida sin examen, no merece ser vivida.”
¿Cómo se supone que podemos vivir, reflexionar, ser o convertirnos en humanos completos si estamos constantemente ocupados?
Esta enfermedad de estar “ocupado” es intrínsecamente destructiva para nuestra salud y bienestar. Debilita la capacidad de concentrarnos completamente en quienes más queremos y nos separa de convertirnos en el tipo de sociedad que tan desesperadamente clamamos.
Desde los años 50 hemos tenido tantas innovaciones tecnológicas que nos prometimos hacer nuestras vidas más fáciles, más rápidas, más sencillas. Aun así, hoy no tenemos más tiempo disponible que hace algunas décadas.
Para algunos de nosotros, “los privilegiados”, las líneas entre el trabajo y la vida personal desaparecen. Siempre estamos con algún aparato. Todo el tiempo.
Tener un smartphone o un ordenador portátil significa que deja de existir la división entre la oficina y nuestra casa. Cuando los niños se van a la cama, nosotros nos conectamos.
Tener un smartphone o un ordenador portátil significa que deja de existir la división entre la oficina y nuestra casa.
Una de mis rutinas diarias es revisar una avalancha de correos. Me suelo referir a esto como “mi yihad contra el correo”. Estoy constantemente enterrado bajo cientos y cientos de correos, y no tengo ni la más remota idea de cómo detenerlo. He intentado diferentes técnicas: respondiendo sólo por las mañanas, no respondiendo los fines de semana, diciéndole a la gente que nos comuniquemos cara a cara… Pero siguen llegando, en cantidades ingentes: correos personales, correos del trabajo, incluso híbridos. Y la gente espera una respuesta a esos correos. Ahora, resulta que quien está demasiado ocupado soy yo.
La realidad es muy diferente para otros. Para algunos, tener dos trabajos en sectores mal pagados es la única forma de mantener una familia a flote. El veinte por ciento de los niños de EE.UU. viven en la pobreza y muchos de sus padres trabajan por salarios mínimos para poner un techo sobre sus cabezas y algo de comida en la mesa. También están muy ocupados.
Los viejos modelos (incluyendo el del núcleo familiar sólo con un padre trabajando, si es que tal cosa alguna vez existió) ha pasado de largo para muchos de nosotros. Sabemos que existe una mayoría de familias en las que la unidad familiar está separada o con ambos padres trabajando. Y no funciona.

No tiene que ser así.

En muchas culturas musulmanas, cuando quieres preguntarle a alguien qué tal le va, dices: en árabe, ¿Kayf haal-ik? o, en persa, ¿Haal-e shomaa chetoreh? ¿Cómo está tu haal?
¿Qué es ese haal por el que preguntas? Es una palabra para preguntar por el estado transitorio del corazón de uno. En realidad preguntamos “¿Cómo está tu corazón en este momento exacto, en este mismo suspiro? Cuando nosotros preguntamos “¿Qué tal estás?”, esto es exactamente lo que queremos saber de la otra persona.
No pregunto cuantas cosas tienes por hacer, no pregunto cuantos correos tienes pendientes de leer. Quiero saber cómo estás en este preciso momento. Cuéntame. Dime que tu corazón está contento, dime que tu corazón está dolorido, que está triste y que necesita contacto humano. Examina tu propio corazón, explora tu alma y después cuéntame algo sobre ambos.
Dime que recuerdas que sigues siendo un ser humano, no sólo un “hacer” humano. Dime que eres algo más que una máquina completando tareas. Ten esa charla, ese contacto. Ten una conversación sanadora, aquí y ahora.
Pon tu mano en mi hombro, mírame a los ojos y conecta conmigo por un segundo. Cuéntame algo sobre tu corazón y despierta al mío. Ayúdame a recordar que yo también soy un ser humano pleno que necesita contacto con otros humanos.
Enseño en una universidad en la que hay muchos estudiantes orgullosos de si mismos con el estilo de vida “estudiar mucho, desfasar mucho”. Esto probablemente podría ser un reflejo de buena parte de nuestro estilo de vida.
No tengo soluciones mágicas. Lo único que sé es que estamos perdiendo la capacidad de vivir una vida plena.
Necesitamos una relación diferente con el trabajo y la tecnología. Sabemos lo que queremos: una vida con significado, sentido de humanidad y una existencia justa. No es sólo tener cosas. Queremos ser completamente humanos.
Necesitamos una relación diferente con el trabajo y la tecnología.
W. B. Yeats escribió una vez:
“Se necesita más coraje para escudriñar los rincones oscuros de tu propia alma que para luchar en un campo de batalla.”
¿Cómo se supone que vamos a examinar los rincones oscuros de nuestra alma si no tenemos tiempo? ¿Cómo podremos vivir una vida sujeta a examen?
Siempre soy prisionero de la esperanza, pero me pregunto si estamos dispuestos a reflexionar sobre cómo hacerlo y sobre cómo vivir de otra manera. De alguna forma, necesitamos un modelo diferente de reorganización individual, social, familiar y humanitaria.
Quiero que mis hijos se ensucien, que lo ensucien todo y que incluso se aburran. Quiero que tengamos un tipo de existencia en el que podamos detenernos por un momento, mirar a otras personas a los ojos, tocarnos y preguntarnos mutuamente ¿cómo está tu corazón? Me estoy tomando tiempo para reflexionar sobre mi propia existencia; estoy lo suficientemente en contacto con mi propio corazón y alma para saber cómo me siento y para saber cómo expresarlo.
¿Cómo está tu corazón hoy?
Déjame insistir en un tipo de conexión humano-a-humano en la que cuando uno de nosotros responda “Estoy muy ocupado”, podamos responder “Lo sé. Todos lo estamos. Pero quiero saber cómo está tu corazón.”

lunes, 12 de junio de 2017

Conoce las diez claves del éxito de Rafa Nadal

Rafael Nadal



La mejora de su servicio, del drive, la actitud, la resiliencia o la confianza en sí mismo son algunas de las diez claves del éxito del tenista español Rafa Nadal, reciente campeón de Roland Garros, título que levanta por décima vez en su carrera deportiva.

1) El servicio

Siempre fue uno de los puntos a mejorar del tenista manacorí. Sin embargo, desde que volvió a las pistas esta temporada, su estadística ha mejorado. Según un estudio de Infosys publicado en el mes de mayo, Nadal es el tenista del Top 10 que más ha evolucionado con su saque de la temporada pasada a esta, pasando de un 61'4% a un 66'3% de efectividad.
Así lo demostró el balear durante el primer set de la final del Grand Slam parisino ante el suizo Stan Wawrinka, cuando logró un 82% de acierto con su primer servicio.

2) El 'drive'

Ya durante el Abierto de Australia, el actual número dos del mundo señaló que era uno de sus objetivos en su regreso a las pistas y lo ha conseguido gracias, en parte, a unos pequeños ajustes en su raqueta.
"He añadido un poquito de peso en la punta de la raqueta para hacer más daño en mis golpes, sobre todo en el saque y el 'drive'", afirmó entonces Nadal tras conseguir el pase a los octavos de final del Abierto de Australia ante el alemán Alexander Zverev. También ayer en la final de Roland Garros fascinó a los aficionados al tenis con en el segundo set, que finalizó 6-3, con un drive paralelo sin mirar y ajustado a la línea que atemperó un revés cruzado. La pista se puso en pie. Y Warinka no tuvo más remedio que aplaudir con discreción.

3) La actitud

Su tío y entrenador, Toni Nadal así lo ha destacado en varias momentos, refiriéndose a ello como su transformación "más notable". Según su entrenador, Nadal ha vuelto a relajarse, a estar feliz en la pista.

4) El 'efecto Moyá'

El ex tenista español Carlos Moyá se incorporó este año al equipo técnico de Nadal con la idea de aportarle frescura y desde entonces el manacorí ha ganado Montecarlo, Godó en Barcelona, Madrid y un Grand Slam (Roland Garros), además de disputar la final de Australia.
Su nuevo entrenador es también uno de sus grandes amigos. "Más que a mi jugador, en Rafa veo a mi amigo y eso hace que el sufrimiento sea mayor pero la alegría también es más grande", decía Moyá en Eurosport después de la victoria del balear en París.

5) La sencillez y la simplicidad

Sus gestos en esta línea son noticia de manera habitual tanto dentro como fuera de la pista. Prueba de ello fue la interrupción de un partido para ayudar a que una madre encontrara a su hija o en la misma celebración de su décimo Roland Garros, cuando se dirigió hacia el palco de autoridades a saludar con un gesto sencillo al rey emérito Juan Carlos.

6) La resiliencia

En psicología y sociología es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y el saber sobreponerse a ellas. Como ejemplo, el partido número 1.000 de la carrera profesional de Nadal, en el último Abierto de Estados Unidos, cuando fue capaz de reaccionar y ganar un partido en el que perdió el primer set por 0-6 ante el alemán Phillip Kohlschreiber.

7) El físico

El extenista barcelonés Francis Roig es el encargado de preparar físicamente a Rafa. En ese inicio de temporada ha vuelto a mostrar su habitual fuerza en el golpeo, su resistencia y puede llegar a bolas imposibles.
La próxima prueba del número dos del mundo será la hierba, una superficie mucho más complicada para sus rodillas que la tierra batida, y en la que el tenista balear tiene marcado en el calendario la próxima edición de Wimbledon, a disputar a partir del 3 de julio.

8) La confianza

El psicólogo deportivo Aurelio Olmedilla destaca que esta característica influye "directa y absolutamente en la consecución de éxitos" y que Nadal disfruta de una buena confianza, pues "es una persona humilde dentro de la competición y cuenta con sistemas de alerta" que le advierten de que puede perder en algún momento.

9) La autoridad de Toni Nadal

Dice el entrenador del campeón de Roland Garros en su libro 'Todo se puede entrenar', de Alienta Editorial, que la suya es "de antiguo cuño". "He intentado que sea la autoridad del que guía e instruye y jamás una autoridad violenta, caprichosa o abusiva", escribe el técnico balear, que pudo celebrar en la pista la décima victoria de su sobrino en el prestigioso torneo parisino.

10) La fortaleza mental

Esta cualidad es la que permite a Nadal seguir compitiendo al máximo nivel a sus 31 años y aguantar, por ejemplo, derrotas como las sufridas en Melbourne (Australia) e Indian Wells (Estados Unidos) ante el suizo Roger Federer en las dos primeras finales a las que llegó en este 2017.
Después, vinieron sus triunfos en Montecarlo, Barcelona, Madrid y París y ahora es Wimbledon, donde también estará Roger Federer, y una posible vuelta al número uno del mundo, lo que aparece en el horizonte del tenista manacorí.