martes, 15 de noviembre de 2016

9 habilidades que debes desarrollar en cada etapa de tu vida profesional

A lo largo de tu carrera profesional, atravesarás por varias etapas que te pedirán desarrollar ciertas habilidades, ¿tú las tienes? Foto: Getty
A lo largo de tu carrera profesional, atravesarás por varias etapas que te pedirán desarrollar ciertas habilidades, ¿tú las tienes? Foto: Getty




A lo largo de tu carrera profesional, atravesarás por varias etapas que te permitirán desarrollar habilidades para ser un profesional competente. Sin embargo, ¿te has preguntado por qué algunos profesionales ascienden y prosperan en su trabajo? ¿Por qué tuvieron carreras extraordinarias, mientras que otros, tal vez igual de talentosos y capaces, nunca alcanzaron su potencial y aspiraciones?
Para responder a esta interrogante, te presentamos un análisis del libro The 5 Patters of Extraordinary Careers de James Citrin y Richard Smith, realizado por la plataforma Capabilia, para explicar las características y habilidades que resultan importantes de desarrollar en cada etapa de tu carrera profesional.

1. Etapa de la promesa (18-30 años)

Muchos también la llaman la “etapa crítica”, ya que durante este tiempo te introduces en el mundo laboral, en donde las tareas y los procesos requieren que aprendas rápidamente y sepas adaptarte a distintos estilos de trabajo.
En esta etapa, la formación significa una piedra angular, ya que si recién te gradúas o tienes poca experiencia es más probable que te contraten por tus habilidades técnicas, como el conocimiento específico que tengas sobre una determinada temática.
Habilidades en el uso de las nuevas tecnologías
El software que manejas, el conocimiento que has adquirido (dentro o fuera de la universidad), y otras credenciales técnicas forman parte de las habilidades que te abrirán las puertas a tus primeras experiencias laborales. Hablamos de competencias actuales como big data, inteligencia de negocios o gestión de redes sociales.
Habilidades comunicativas
Quizás seas muy bueno en tu profesión, pero si no sabes cómo comunicarte con tus clientes, socios o empleadores te será muy difícil alcanzar tus metas.
Saber establecer tus objetivos durante alguna reunión o exposición, escuchar, hacer preguntas correctas, validar lo que crees haber entendido y sobre todo interpretar las señales no verbales puede significar la aceptación de algún proyecto u oportunidad de empleo.
Habilidad para enfrentar los cambios
Un punto que muchas veces ocasiona un desbalance en los inicios de la vida profesional se encuentra relacionado con las habilidades de inteligencia emocional.
Estas habilidades, que comprenden el autocontrol, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia y la automotivación, son puntos clave que deberás desarrollar para enfrentar con éxito los cambios que se presenten a lo largo de tu carrera profesional.
Habilidad para hacer que las cosas sucedan
Suena simple, ¿verdad? Sin embargo, para lograr una tarea o concretar un proyecto suelen presentarse más obstáculos de los que te imaginas.
En este sentido, si logras trabajar de manera independiente y colaborativa, resolver conflictos, cumplir con fechas límite y hacer un trabajo de calidad, contarás con una gran ventaja competitiva.
Los países que más trabajan en el mundo
The world’s hardest-working countries: Sometimes a day at work can feel endless but you might have it easy compared to employees in other parts of the world. Here are the countries where people work the highest number of hours per week according to the Economist. Los países que más trabajan en el mundo

2. Etapa de ímpetu (30-50 años)

A medida que vayas avanzando y consolidando tu carrera profesional, ya no serás evaluado (o al menos no en la misma medida) por tus habilidades técnicas.
Esto no significa que no sean importantes, de hecho siempre deberás buscar ser mejor y más eficiente en tu trabajo. Pero en caso de que quieras obtener un ascenso o encarar otros proyectos, deberás enfocarte en mejorar otras áreas, tales como:
Habilidades de liderazgo
En caso de que aspires a un puesto senior o superior, o incluso si quieres iniciar un emprendimiento, desarrollar habilidades directivas resultará esencial para ti.
Para desarrollar este tipo de habilidades, puedes participar de otros proyectos, proponer iniciativas que trasciendan tu puesto, o capacitar y brindar soporte a los miembros de tu equipo.
Habilidades de networking
Al momento de cubrir una vacante, la mayoría de las empresas, independientemente de su tamaño, buscan talentos dentro de sus estructuras y redes de contacto antes de contratar a una consultora de reclutamiento.
Pero contar con una red de contactos profesionales no sólo te permitirá conseguir un nuevo empleo. Resolver problemas, conseguir información, crear sinergias e intercambiar conocimiento y experiencias son otros de los beneficios. De hecho, Rosaura Alastruey, experta en networking, afirma que más del 80% de los proyectos y colaboraciones se mueven por redes de contacto.
Habilidades interpersonales
Según un estudio realizado por World Values Survey, para hacer negocios en Latinoamérica es importante construir relaciones más interpersonales, de manera de generar confianza y entendimiento.
Esto nos da un idea de que la manera en la que nos relacionamos con los demás tiene que ver con qué tan bien conocemos a aquellos con los que trabajamos. A partir de esto, construir una buena reputación como mentor/líder/compañero de equipo y cultivar relaciones fuertes con tu manager te permitirá ganar visibilidad por tu trabajo, más allá de los ojos de tus líderes.
Habilidades para trabajar en distintos contextos
Uno de los retos que deberás atravesar al llegar a esta etapa consiste en reconocer, analizar y adaptarte a diferentes contextos culturales que desde luego puedan tener las personas con las que trabajas.
Y aunque el camino puede ser difícil, ya sea por las variaciones de costumbre y valores, el reconocer una cultura diferente se puede lograr empezando por conocer de qué forma piensa la otra persona, qué ideas le serían las más convenientes, y sobre todo, aprender su idioma, nos puede brindar muchas oportunidades.

3. Etapa de la cosecha (+50 años)

Muchos experimentan esta etapa como el desenlace de su trayectoria, dedicándose a cosechar lo que han logrado “sembrar” a lo largo de su vida profesional. Es cuando muchos se dedican a colaborar en otros proyectos, hacer crecer más su negocio al compartir el conocimiento que adquirieron.
Habilidades para reinventarte
En esta etapa deberás saber cómo seguir formándote a tu manera, porque ahora serás el mentor para los jóvenes profesionales y aún en este punto deberás recordar que los avances tecnológicos y demás herramientas continúan, por lo que deberás ser flexible y seguir desarrollándote en tu área de conocimiento.
Es importante mencionar que cada etapa será diferente para cada persona, es decir, no todos tomarán la misma ruta. Sin embargo, las habilidades coinciden sin importar su carrera en el mundo laboral de hoy en día, por lo que estar en constante aprendizaje y transmitirlo a los demás asegurará una buena carrera profesional.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Cómo cambiar tu destino y hacerte rico, una palabra a la vez


Robert Kiyosaki

Robert Kiyosaki

Padre rico creía en el poder de las palabras. Creía que nuestras palabras tienen el poder de darle forma a nuestra realidad porque ellas revelan lo que pensamos y creemos sobre el mundo.
Padre rico se hizo eco de lo que Gandhi dijo una vez, “Tus creencias se convierten en tus pensamientos, tus pensamientos se convierten en tus palabras, tus palabras se convierten en tus acciones, tus acciones se convierten en tus hábitos, tus hábitos se convierten en tus valores, tus valores se convierten en tu destino.”

¿Cuál es la palabra?

La pregunta que tengo para ti hoy es: “¿De que forma están tus palabras representando tus pensamientos y creencias, y cómo están formando tu destino?”
Creo que una de las formas más poderosas de darle forma a nuestro destino es contar nuestra historia y escuchar a los demás contar las suyas, tanto sobre ellos mismos como sobre nosotros.
He aquí un ejemplo: Una persona dice: “Algún día seré un emprendedor.” Otra persona dice: “Soy un emprendedor.”
Incluso si las circunstancias de ambas personas son iguales, ¿cual de los dos crees que tiene más probabilidades de tener éxito?
Mi dinero estaría con la persona que se declaró a si mismo emprendedor y no con la persona con la esperanza de ser uno algún día. ¿Por qué? Porque como dice Gandhi, “Tus palabras se convierten en tus acciones.” Si declaras que eres algo, siempre y cuando sea dentro de tu capacidad natural y energía, es más que probable que tomes acción para ser eso que dices ser, incluso si el mundo no se dio cuenta aun.

Cómo las palabras pueden darle forma a nuestra realidad

Toma el ejemplo con el que probablemente todos podemos relacionaros: ponernos en forma.
Muchas personas tienen la intención de ir al gimnasio y ponerse en forma. Algunos incluso podrían decir: “Quiero ponerme en forma.” Pero es cuando vamos por ahí diciéndole a la gente que estamos poniéndonos en forma que tenemos que tomar acción.
Y aquí está la magia en esas palabras. Al decir que estamos poniéndonos en forma, debes tomar acción e ir al gimnasio (o enfrentar las burlas de aquellos a los que les dijiste!). Al principio es difícil, pero muy pronto la acción se convierte en un hábito, uno al que no podrás imaginar faltar cada día. A medida que tomes el hábito de hacer ejercicio, empezarás a valorar el estilo de vida saludable. Comerás mejor. Dejarás de fumar. Dormirás más. Y a medida que cambien tus valores, también lo hará tu destino, yendo de una poco saludable y corta vida a una más saludable y larga vida. Y todo comenzó con tus palabras.
Si quieres ser un emprendedor, comienza hoy mismo usando las palabras que sabes que te impulsarán a tomar acción. Te garantizo que si lo haces, esas palabras se convertirán en acciones, y luego en hábitos, en valores, y entonces en un destino distinto.
Así que, ¿qué vas a decir hoy?
Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

10 cosas que no necesitas para ser más feliz en la vida. Parte I




ser feliz
Decir sí a la felicidad significa aprender a decirle no a los deseos que te drenan.
Dicen que una persona necesita sólo tres cosas para ser realmente feliz en este mundo: alguien a quien amar, algo que hacer y algo que esperar.
No creo que haya nada más cerca de la verdad, y sin embargo, con demasiada frecuencia encontramos formas de complicar las cosas. Buscamos la felicidad donde no existe; en metas y deseos poco profundas; en posesiones, emociones rápidas e impresionar a las personas equivocadas.
Angel y yo recordamos recientemente esto cuando conocimos a una familia de seis personas en un hotel en Miami donde estábamos de vacaciones. Los vimos pasar el rato en el vestíbulo, compartiendo historias y riendo histéricamente. Así que de camino, Angel y yo les dijimos hola y les preguntamos de dónde eran. “Oh, somos de aquí,” dijo la madre. “Nuestra casa se incendió ayer, pero milagrosamente, todos salimos de ahí a salvo. Y eso hace que hoy sea un día en el que valga la pena sonreír.”
Hablando sobre una llamada de atención.
Algunas personas podrían decir que lo habían perdido todo, y sin embargo, esta familia lo entendió mejor, entendieron que salvaron todo.
Porque realmente no hay nada como las lágrimas de alegría y respiraciones profundas después de una larga y fuerte risa con las personas que amas, nada en el mundo como el dolor en el estómago por las razones correctas y un corazón agradecido que lo respalde. Esa es una situación en la que sin dudas se encuentra la verdadera felicidad.
Y hay otras muchas fuentes de la verdadera felicidad también. Pero como dije, también hay un montón de trampas comunes, metas y deseos que pensamos que nos traerán la felicidad, pero en realidad hacen exactamente lo contrario.
Reconocer estas trampas es clave. De hecho, creo que una de las mejores sensaciones aparece cuando te das cuenta de que puedes ser perfectamente feliz sin las cosas que alguna vez creíste que necesitabas.
Con eso en mente, considera las siguientes diez metas y deseos (trampas) y cómo pueden estar deteniéndote. Cada una de ellas es popular en nuestra cultura, y por lo tanto común en nuestras vidas, pero en lugar de contribuir a nuestra felicidad, nos la roban.
Así que dilo en voz alta conmigo:
“Para ser más feliz, no necesito…”

1. Complacer a todo el mundo

Ten cuidado de no dar tanto de ti mismo a los demás y acabar perdiéndote por completo a ti mismo.
Cuando vas por ahí complaciendo a todo el mundo menos a ti, eres el único que sale lastimado al final. El gran Herbert Bayard Swope lo dijo así: “No sé la clave del éxito, pero se la clave del fracaso, es tratar de complacer a todo el mundo.”
Este es un gran consejo si me lo preguntas. Porque es verdad, nunca vas a satisfacer a todos de todos modos. En algún momento vas a tener una opinión impopular, una que te importe y te haga sentir vivo. Y cuando la des, tienes que mantener tu posición, defender lo tuyo, y hacer que cuente.

2. Que todo sea fácil

Tienes que hacer las cosas difíciles para ser feliz en la vida. Las cosas que nadie más está haciendo. Las cosas que te asusten. Las cosas que otros no pueden hacer por ti. Las cosas que te hagan preguntar cuánto tiempo más vas a poder aguantar y seguir adelante.
Porque esas son las cosas que te definen. Esas son las cosas que marcan la diferencia entre existir y vivir; entre conocer el camino y caminar el camino; entre una vida mediocre y una vida llena de felicidad y éxito.

3. Certezas ni garantías

Algunas personas construyen demasiados muros en sus vidas y no suficientes puentes.
Parece una locura, pero prefieren estar seguros de que son miserables, a arriesgarse a ser felices. No seas uno de ellos. Ábrete. Aprovecha las oportunidades. Corre libre. Para lograr cosas increíbles, debemos no sólo actuar, sino también soñar, no sólo planear, sino también creer.
Para lograr cosas increíbles, debemos no sólo actuar, sino también soñar, no sólo planear, sino también creer.
Sé un soñador, un creyente, y un pensador valiente y alegre. Sé un motivador positivo, un hacedor productivo, y un buscavidas que mantenga su cabeza en las nubes y los pies en el suelo. Deja que el espíritu de la pasión y las posibilidades enciendan un fuego en tu interior para hacer algo que valga la pena hoy y todos los días, y no olvides difundir tu entusiasmo a los que te rodean.

4. Ser mejor que otros

El tamaño de nuestro universo se reduce dramáticamente cuando nos situamos en el centro (cuando pensamos que todos los demás son nuestra competencia) cuando pensamos que tenemos que ser más ricos, más inteligentes y más atractivos que la persona que está sentada al lado nuestro. Tal objetivo sólo mantiene a una persona alienada y corriendo sin descanso en el mismo lugar.
Ahora, por el otro lado, toma a una persona que no desee competir, que no esté tratando de ser más rico, o más inteligente, o más atractivo, que no tenga el menor interés en ser incluso mejor que nadie: Esa persona es libre. En pocas palabras: Compite sólo consigo mismo.

5. Más control sobre todo y todos

A veces ponemos demasiado interés en tratar de controlar todos los pequeños aspectos de nuestras vidas.
Aprende a relajarte y tomar el camino por el que la vida te manda de vez en cuando. Increíbles cambios sucederán en tu vida cuando decidas tomar el control sobre lo que sí tienes control en lugar de desesperarte por que no controlas.
Liberarte de tratar de controlar las cosas insignificantes e incontrolables te permite experimentar la bondad que te rodea. De hecho, las alegrías más grandes son a menudo sorpresas inesperadas que llegan cuando eres flexible y estás abierto a los giros y vueltas de la vida.
Publicado originalmente en TrucosParaVivirMejor.com

viernes, 4 de noviembre de 2016

Cómo los ricos usan sus gastos para hacerse cada vez más ricos


Robert Kiyosaki


Por Robert Kiyosaki

Cuando digo la palabra “gastos”, ¿qué tipo de sentimientos surgen en ti?

Muchas personas sienten ansiedad, o pueden sentir un poco de miedo. Ciertamente, la mayoría de las personas no se sienten cómodas con la idea de los gastos. ¿Por qué pasa esto?

Para la mayoría de las personas, los gastos son cosas que nos quitan nuestro dinero. Son obligaciones más que oportunidades. Para algunos, son las cosas que los ponen en rojo mes tras mes.

Pero hay otras formas diferentes de ver los gastos.

Ver a través de la columna de gastos
Mi padre rico solía decir: “Es a través de la columna de gastos que las personas ricas ven la otra cara de la moneda. La mayoría de las personas sólo ven los gastos como algo malo, cosas que los hacen pobres. Cuando puedes ver que los gastos pueden hacerte más rico, la otra cara de la moneda comienza a aparecer frente a ti.”

También dijo: “Ver a través de la columna de gastos es como ir a través del espejo de Alicia como hizo en Alicia y el país de las maravillas.”

Cuando era joven, mi padre rico me enseñó cómo utilizar la columna de gastos para hacerme más rico a mí mismo.

“Al contar con un plan para ser rico y comprender las leyes fiscales y las leyes corporativas, puedo usar mi columna de gastos para hacerme rico,” me dijo. “Las personas promedio usan sus columnas de gastos para hacerse pobres. Si quieres ser rico y seguir siendo rico, debes tener el control de tus gastos.”

Las formas en que la columna de gastos te puede hacer más rico
La razón por la que la mayoría de las personas se hacen más pobres por su columna de gastos se debe a que gastan su dinero en pasivos que sacan dinero de sus bolsillos, cosas como autos caros, vacaciones, ropa y más.

Los ricos compran estas cosas también, pero también compran cosas que les hacen ganar más dinero; activos que pagan sus pasivos.

Cuando Kim y yo nos casamos, nos comprometimos a hacer de nuestras inversiones un gasto en nuestro presupuesto. Cada mes, nos pagábamos a nosotros mismos primero a través de nuestra columna de gasto el dinero que teníamos que ahorrar para comprar los activos que nos proporcionarían cash flow positivo. Este es un ejemplo de un gasto que nos hizo ricos. No sólo el activo generaba ingresos, sino también eran ingresos pasivos que se gravaban a la tasa más baja, por lo que también nos ahorraba dinero en impuestos.

Cada mes, nos pagábamos a nosotros mismos primero a través de nuestra columna de gasto el dinero que teníamos que ahorrar para comprar los activos que nos proporcionarían cash flow positivo.
Otra forma en que nuestros gastos nos hacen más ricos es al comprar todo lo que legalmente podemos a través de nuestros negocios, cosas como salir a comer, viajar, smartphones, computadoras, y mucho más. Todas estas cosas que necesitamos, y que casi todo el mundo necesita, las pueden comprar nuestras empresas y deducir de nuestros ingresos. El resultado es que pagamos impuestos mucho más bajos.

Un último ejemplo sobre cómo la columna de gastos puede hacerte más rico son los bienes raíces y la depreciación. Cada año, por todas nuestras propiedades de alquiler, el IRS nos permite tomar una parte de nuestra propiedad y borrarla como depreciación. Es un gasto que es realmente un ingreso porque no nos cuesta nada, pero nos ahorra dinero en impuestos.

Más gastos –> más ingresos
Si entiendes estos ejemplos, entonces, entiendes por qué mi padre rico (y Kim y yo) queremos bajos ingresos y gastos altos. Esa es nuestra manera de hacernos rico.

“La mayoría de las personas eventualmente pierden su dinero y van a la quiebra porque continúan pensando como una persona pobre, y la gente pobre quiere ingresos altos y gastos bajos. Si no haces este cambio en tu cabeza, siempre vas a vivir con el temor de perder tu dinero y tratarás de ser barato y frugal, en lugar de ser financieramente inteligente y hacerte cada vez más rico. Una vez que puedes entender por qué una persona rica querría gastos altos e ingresos bajos, comenzarás a ver la otra cara de la moneda.”

Publicado originalmente en Blog.Reibox.com

martes, 1 de noviembre de 2016

10 razones por las que no eres millonario… todavía

10 razones por las que no eres millonario… todavía

Por Timothy Sykes | Publicado en Educación Financiera | 1 de noviembre, 2016
millonarioMuchas personas quieren desesperadamente ser millonarias, pero no lo logran.
Aunque el dinero no compra la felicidad, sí puede ayudar a tener una vida menos estresada. Para ser millonario, necesitas tener la estrategia correcta y conocer por qué aún no lo has logrado.
Todas las personas que quieren ser millonarios pero no lo han logrado tienen excusas: “No elegí la carrera correcta”, “No pude ir a escuelas costosas”, “No tengo el tiempo”, etcétera.
Aquí te dejo 10 razones verdaderas por las que no eres millonario… todavía.

1. No tienes la guía correcta

Necesitas rodearte de personas positivas. Más importante, necesitas encontrar a alguien en quien puedas confiar para que te guíe en la dirección correcta. Las personas en las que confías más deben ser aquellas que te empujen en el camino al éxito.

2. No estás dispuesto a hacer sacrificios

Decía mi padre que no siempre se puede tener “quinto, globo y dulce”. A veces hay que renunciar a las cosas. Si no eres capaz de sacrificar tiempo de diversión para enfocarte en tu carrera, entonces jamás tendrás el éxito financiero que estás buscando.

3. Le temes al fracaso

No lo dudes, vas a fallar, a cometer errores y tienes que aprender a superarlo. Si temes equivocarte, nunca harás nada.

4. Tus metas no son claras y tampoco tus acciones

Si no tienes un objetivo en la mente y un plan de acción para lograrlo, jamás serás millonario. Tómate el tiempo para planear y hacer las cosas bien.

5. Crees que el éxito es para otras personas

Debes creer que vas a triunfar. Visualízate como la persona de éxito que tanto envidias. Si realmente logras imaginarte así y crees que puede suceder, te acercarás un paso más a tu meta.

6. Crees que tu pasado evita el éxito

Ni tu educación, ni tu historial familiar pueden alejarte del triunfo. NADA puede hacerlo.
Ni tu educación, ni tu historial familiar pueden alejarte del triunfo. NADA puede hacerlo.

7. No estás usando el internet

La web ha transformado al mundo y continuará haciéndolo. Si no la estás usando, no estás sacando provecho de la herramienta más fuerte que existe actualmente.

8. Olvidas que el dinero puede darte libertad

Tal vez la riqueza no compra la felicidad, pero si puede ayudarte a ser más libre para hacer lo que verdaderamente quieres hacer. Deja que eso sea tu motivación.

9. Te juntas con las personas incorrectas

Las personas de tu alrededor deben ser tu sistema de apoyo. Deben ayudarte a mantenerte enfocado y positivo. Tu grupo de amigos y familia no deben ser distractores o fuerzas negativas. Si lo son, debes conseguir amigos nuevos.

10. Apuestas a la lotería en vez de mejorar tus habilidades

Formar un sistema de habilidades es mejor para ti a largo plazo que apostar todo lo que tienes a un juego de azar. Claro, toma más tiempo y esfuerzo, pero te ayudará alcanzar la meta que te propones.
Mantén estas razones en mente siempre que te estés esforzando para alcanzar un logro profesional. Verás de lo que eres capaz cuando quitas estos distractores de tu camino.
Fuente: entrepreneur